viernes, 24 de junio de 2016

RECOMENDACIONES DE LECTURA PARA EL VERANO

¡Que la fuerza de los libros os acompañe!

FELIZ VERANO

Recomendaciones



miércoles, 22 de junio de 2016

Cuento

El instituto es un lugar para crecer. Por ello en numerosas ocasiones alentamos a los alumnos a que se atrevan a desarrollar sus capacidades de forma creativa. Una de las dimensiones creativas del ser humano viene de la mano de la escritura y otras de la pintura. En el cuento que a continuación se presenta hay un ejemplo de lo anteriormente dicho: Alicia Martínez Martínez del curso de 4ºESO A  ha escrito una bonita historia que  ha ilustrado Paula Rodríguez Rodríguez de 1º ESO A. Un binomio perfecto.
 
Inmaculada Fernández Parra.



LA FANTASMA

Dong, dong, dong... cinco veces sonó la campana del reloj del salón, marcando la una de la mañana. Ya era la hora.
 
 

Ana tenía 7 años de edad, pero sabía leer perfectamente, parecía que llevara toda la vida haciéndolo, y muchos dirían que así era. Esa noche estaba leyendo “Para leer al anochecer” de Charles Dickens. El libro narraba 13 historias espeluznantes sobre fantasmas, de las que a Ana le gustaban. Sus padres no la dejaban leer tales libros, por lo que siempre los leía de madrugada, cuando todos soñaban y ella podía disfrutar sin interrupción del miedo que le infundían las historias, aunque sabía que eran mentira. Los fantasmas no eran malos ni querían hacer daño a las personas, es más, era justo lo contrario.

 
Cuando el reloj del salón hubo terminado de tocar la una, Ana cerró su libro y lo guardó debajo del colchón, donde estaba segura que su madre no miraría al hacer la cama. Se levantó sin hacer ruido y se puso tres pares de calcetines. La madera de la casa tendía a crujir, por lo que al llevar varios pares de calcetines, estos amortiguaban su peso evitando que la madera crujiera tanto, y además le protegían los píes del frío.
 
Bajó sigilosamente las escaleras y se dirigió a la cocina. Cogió un paquete de galletas y se metió debajo de la mesa. El hule era tan largo que prácticamente llegaba al suelo. Una vez allí, esperó.
 
A la una y cuarto, cuando ya se había comido medio paquete de galletas, apareció Cassidy.
 
Cassidy también era una niña, y también tenía 7 años. Ambas tenían muchas cosas en común, excepto una, y es que Cassidy era un fantasma.
 
Cuando Ana lo descubrió, sintió más asombro que miedo, ya que Cassidy no tenía el aspecto que Ana esperaba que tuviera. En todos los libros de fantasmas que había leído, estos tenían el aspecto de una persona, pero eran transparentes. Cassidy no se parecía en nada a estos fantasmas. Ella era un conjunto de bolitas luminosas flotantes, y tampoco hablaba como las personas, Ana podía oír su voz dentro de su cabeza, y cuando quería decirle algo solo tenía que pensarlo. Cassidy tampoco era mala como la mayoría de fantasmas de sus libros, a ella le gustaba contar historias sobre su vida como persona y como fantasma.
 
Un día, Ana le preguntó que por qué los fantasmas en verdad eran buenos cuando todo el mundo se los imaginaba malos. Cassidy le respondió que cuando mueres, toda la maldad que había o pudiera haber habido se queda con tu cuerpo, ya que la maldad solo puede ser concebida por los humanos, cuyo único propósito es la destrucción. Cuando mueres y te conviertes en fantasma, puedes ver la verdad.
 
Según lo que Cassidy había contado a Ana, esta había vivido hace muchos, muchos años, y también había muerto hace muchos, muchos años, cuando solo tenía siete años. La casa en la que Ana vivía era muy antigua, y había estado habitada por muchas familias antes que la suya. La familia de Cassidy había sido una de ellas, y cuando tenía 7 años, se acatarró, y murió.
 
Cuando se lo contó a Ana, esta le dijo que eso era imposible, que nadie se moría de un resfriado, que ella había estado resfriada muchas veces y no era tan malo. Cassidy le explicó que en su época, pillar un resfriado era sentencia de muerte en la mayoría de los casos.
 
Y así pasaba Ana las noches, oyendo las historias de Cassidy, que eran mucho más interesantes que las que había en los libros. Cada noche era una historia nueva, y parecía que nunca se iban a acabar.
 
Pasaron los años, y Ana seguía disfrutando todas las noches a la una y cuarto de la madrugada de una sesión de cuentos. Cuando cumplió los 11, decidió escribir todo lo que Cassidy le contaba, para conservarlo y no olvidarlo.
 
Una noche de septiembre, a la una de la madrugada, Ana bajó a la cocina y se metió debajo de la mesa con su paquete de galletas, y esperó. Llegó la una y cuarto, y esperó. Ya solo le quedaba un cuarto del paquete de galletas. Ahora era la una y media. Ya no le quedaban galletas.
 
Cuando el reloj del salón tocó las dos de la madrugada, Ana estaba profundamente dormida.
 
A la mañana siguiente, mientras paseaba por el jardín, pensó en Cassidy. ¿Qué le habría pasado? ¿Por qué no había venido? ¿Estaría enfadada con ella?
 
Esa misma noche volvió a bajar, a la hora de siempre, y también espero. Esta vez no se quedó dormida, y cuando el reloj dió las dos, decidió subir a su cama a dormir.
 
Siguió la rutina de los últimos 4 años durante una semana, pero no hubo suerte, Cassidy no venía a su encuentro. Cada vez esperaba menos tiempo, hasta que una noche, a la una, cuando cerró su libro y lo guardó debajo del colchón, no bajó a la cocina, sino que apagó la luz y se durmió, mientras que una lágrima se abría paso mejilla abajo. Desde ese día no volvió a pensar en Cassidy.


 
 

Ana, ahora ya con 18 años, estaba muy indecisa, ¿se llevaba toda su ropa al piso de la ciudad o dejaba algo para cuando viniera a visitar a sus padres? Bueno, ya haría la maleta más tarde, ahora tenia que meter todos los adornos de su habitación en cajas, no podía irse sin ellos. Cuando ya casi había terminado recordó que siempre guardaba un libro de cuentos debajo del colchón. Cuando fue a buscarlo, no lo encontró, pero lo que sí descubrió fue un pequeño cuaderno de tapas azules en cuya portada había escrito con letra infantil un nombre: “Cassidy”.

 
¿De qué le sonaba ese nombre?
 
Abrió el cuaderno y vio que estaba lleno de historias. En las primeras páginas había una especie de introducción que decía:



Historias de Cassidy “La Fantasma”

 

Fantasma. Esa palabra le dió sentido a todo. Ahora lo recordaba. Las bajadas a la cocina en medio de la noche, la llegada de su amiga a la una y cuarto, sus interminables e interesantes historias... y la noche en que Cassidy la abandonó.

 
O quizá Cassidy no la abandonó, quizá todo había sido un sueño, un producto de su imaginación. Quizá todo había pasado en su cabeza, pero, ¿por qué iba a significar eso que no fue real?

domingo, 12 de junio de 2016

Premio "Gorgias" al mejor orador

El jurado de los debates celebrados en nuestro centro ha decidido, por unanimidad otorgar el premio "Gorgias" al mejor orador entre los participantes en el curso 2016.

En esta ocasión decidieron que este premio se otorgara  "ex aequo" a los alumnos Adrián López (del equipo de 4º de la ESO "A") y a Samuel Cortés Cortés (de 4º de la ESO "D").

Los premios fueron entregados por nuestro director D. Rafael Herrera y por nuestra vicedirectora Dª. María José Moreno.






Enhorabuena a los ganadores... y muchas gracias.

Debates en nuestro instituto... un año más

Un año más se cumple la tradición que llevamos a cabo durante unos cuantos cursos ya... se trata de confrontar ideas y aprender a escuchar al adversario intentando entender su punto de vista, ponerse en el lugar del otro... y no hay mejor forma de hacerlo que debatiendo.

Los debates de este curso se han celebrado los días 2 y 3 de junio. Como siempre han resultado sumamente interesantes e instructivos.

Dentro de las actividades que nuestro centro ha llevado a cabo en torno a las Olimpiadas, hemos considerado que sería interesante debatir en torno a si lo importante es ganar o participar. Así el tema de los debates ha sido el siguiente:





El primer día debatieron los equipos que representaban a 4º de la ESO "C", al que le tocó defender que lo importante es Ganar.




Y el equipo que representaba a 4º de la ESO "D", al que le tocó defender que lo importante es "participar".




El jurado, compuesto por los alumnos de 1º de la ESO "A" en la materia "valores éticos", decidió que los vendedores fueron los representantes de 4º de la ESO "C".




El segundo día debatieron los alumnos de 4º de la ESO "A", a los que le tocó defender que lo importante es "ganar".




Frente a los representantes de 4º de la ESO "B", que defendieron que lo importante es "participar".




Resultó ganador el equipo de 4º de la ESO "A".

En la final se enfrentaron los equipos de 4º de la ESO "A" (que esta vez defendían que lo importante es "participar") y 4º de la ESO "C" que defendían que lo importante es "ganar".




Y resultó ganador el equipo de 4º "A".
Enhorabuena a todos y muchas gracias. El curso que viene más.
 



video
 
 





sábado, 4 de junio de 2016

Críticas de cine: "Mi vida sin mí"

En la semana en la que conmemoramos el “día del Libro” hemos proyectado la película de Isabel Coixet “Mi vida sin mí”.


Para escribir el guion, la directora se inspiró en el relato corto “Pretending the bed is a raft” (simulando que la cama es una balsa) de 1997, último de los relatos contenidos en un volumen con idéntico título de la escritora estadounidense Nanci Kincaid, según ha manifestado la propia Coixet, adaptándolo libremente para la película.
“Mi vida sin mí” es una coproducción hispano-canadiense, cuya protagonista, Anne (una joven madre), ante la inminencia de la muerte opta por no despedirse de la vida, sino por abrirse a los capítulos hasta entonces no explorados de su existencia.

A continuación os presentamos las críticas que nos han parecido más interesantes de vuestros compañeros de 4º de la ESO.




Margarita Fernández Rodríguez



Creo que el significado de la película es que tienes que aprovechar tu vida, porque no sabes cuándo va a acabar. Anna comienza a aprovecharla cuando se entera de que va a morir, y esto me ha llevado a plantearme que deberíamos intentar conseguir todo lo que nos hace felices, porque nadie suele pensar normalmente en la muerte, pero puede aparecer cuando menos te lo esperas.


La gente opina demasiado sobre cosas ajenas y creo que no deberían hacerlo, y si lo hacen, pasar de ellos, porque no saben realmente por qué lo estás haciendo y cómo te sientes, no saben tu historia y por lo tanto tú eres la única que puede decidir si lo que haces está bien o mal porque solo importa lo que tú sientas. Suena egoísta pero, a veces, para ser feliz hay que pensar en nosotros y no en lo correcto según los demás.



Antonio Garrido Garrido


A veces no nos damos cuenta de qué queremos y de qué nos merecemos, y de lo importante que es vivir bien con lo que queremos.


Esta película trata de explicar que debemos vivir la vida como si no tuviéramos otra oportunidad, porque a veces no hacemos cosas con la excusa “lo puedo hacer más tarde”, pero cuando ese momento llega y quieres hacerlo puede que sea demasiado tarde. También que valoremos más la vida, ya que es muy corta y solo tenemos una… y algunos ni siquiera tienen esa oportunidad.


Como conclusión, me ha gustado mucho y me ha enseñado un poco más o eso espero.



Amparo González Martínez

La película enseña que tienes que hacer lo que quieres y no vivir tu vida de manera aburrida y sin hacer lo que realmente quieres.

Anne disfruta su vida cuando sabe que va a morir, pero tú no sabes si puedes morir hoy o no, por eso deber hacer lo que realmente quieres y ser feliz. No debes temerle a la muerte porque como dice Anne “cuando estás muerto no sientes nada, ni siquiera nostalgia”.

Tampoco creo que haya que preocupar a las personas de tu alrededor, porque entonces ellos pensarán más en tu muerte y ni ellos disfrutarán los últimos días de tu vida. Anne decide no contárselo a nadie para no acordarse tanto y ser un poco más feliz sus últimos días.


Irene Martín Palma



Creo que el significado de la película es que hay que hacer lo que quieres, vivir la vida, no hay que esperar a que te digan que vas a morir, porque lo vas a hacer tarde o temprano, así que debes disfrutar de la vida y hacer lo que quieres.


Creo que Anna, al no decir que iba a morir hace un favor a sus hijas, y es poder vivir sus últimos días sin lloros, solo viéndolas felices. Nos enseña que ella no ha vivido la vida que realmente quería hasta que no le dicen que va a morir.


O sea, que hay que vivir feliz haciendo lo que quieres y disfrutando de lo bueno porque puede que algún día te arrepientas de no haber disfrutado.




Judith María Rodríguez Mancera



La conclusión que saco de la película es que todos, aunque seamos libres, no lo llevamos a cabo por unos motivos o por otros, y esta joven, hasta que no tiene la muerte cerca, no se ha sentido realmente libre para hacer lo que realmente quería y sentía, es decir, ahora que sabía que iba a morir pronto es cuando se ha sentido liberada, aunque suene contradictorio.


Me ha parecido muy buena película porque me ha hecho pensar, plantearme, por ejemplo, si estoy viviendo como quiero con lo que puedo, o estoy viviendo como puedo pero sin ser realmente y hacer lo que quiero.


Me ha hecho reflexionar también sobre lo que tenemos y no valoramos y lo que creemos que nos hace felices, solo porque estamos acostumbrados a tenerlo.



Teresa Sánchez Gutiérrez



Para mí esta película ha sido muy interesante, porque me ha permitido preguntarme ¿Qué haría yo si me quedasen dos meses de vida? ¿Qué me gustaría hacer antes de morir?...


Nunca antes me había imaginado algo así, y la verdad que es duro pensarlo.

Como consecuencia de mis preguntas también pensé: ¿Y por qué solo haría las cosas que realmente quiero hacer teniendo la muerte cerca? ¿Por qué no ahora?

Pienso que somos injustos con nosotros mismos, no tenemos por qué tener una enfermedad para poder salirnos, de vez en cuando, de nuestra línea, y todo esto ocurre por culpa de la sociedad en la que vivimos.



Tenemos que ser libres y no solo cuando estamos condicionados por algo (en este caso la muerte), debemos descubrir el “placer de vivir”.



Juan Valverde Lerma


El significado de esta película es que la muerte puede venir en cualquier momento y hay muchas maneras de vivir la vida.


Lo que refleja esta película es que Anna no sabía vivir la vida hasta el momento que es enteró de que le quedaban pocos días de vida y ahí decidió vivir la vida como ella siempre quiso hacerlo y cumpliendo sus sueños. Me ha parecido una buena película y una buena crítica hacia las personas ya que lo que refleja es que la mayor parte de las personas no sabemos vivir hasta que no nos dan un motivo por el que vivir.


Minerva Vargas Barrera

La película sinceramente me ha parecido muy bonita, porque aunque la protagonista muere, muere haciendo lo que quiere durante el periodo desde que le diagnostican el cáncer hasta el momento de su muerte, sin que nadie la acose y le diga lo que tiene que hacer.


Disfruta de sus hijas, de su marido, del amante y de todo lo que en ese momento es importante para ella. Justo en ese momento, ante la cercana muerte, hace todo lo que quiere hacer antes de morir y que nunca antes ha hecho. Esta película te enseña que no porque te vayas a morir tienes que pasarlo mal, si no que puedes vivir y estar feliz con los tuyos hasta el último día.






SOMOS "GREGUEROS"

Ramón Gómez de la Serna inventó las greguerías, textos breves en los que se conjuga humor y metáfora.

En 4º A hemos conocido  a este autor y hemos querido emular su obra haciendo  un ejercicio de creación. Entre todas las greguerías creadas por nosotros, hemos elegido por votación las siguientes:
 

 

 

 

 

 





Por Inmaculada Fernández Parra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...